Quiénes somos

El Rugby Club Colmenar Viejo nació en 2014 como el sueño de un pequeño grupo de enamorados de este deporte y la idea en mente no sólo de competir, sino de ser un vehículo para la formación y el desarrollo personal de sus jugadores y colaboradores.

Este espíritu, que mantenemos hoy en día, se apoya y hace eco de los valores que World Rugby considera el alma de este deporte en su Playing Charter.

Estos valores fundamentales permiten a los participantes inmediatamente entender la naturaleza del rugby y lo que lo diferencia de otros deportes, al ser jugado por personas de todos los tamaños y complexiones:

    • Integridad: La integridad es parte central del armado del rugby y se genera a través de la honestidad y el juego limpio.
    • Pasión: La gente de rugby tiene un apasionado entusiasmo por el juego. El rugby genera excitación, un enlace emocional y una sensación de pertenencia a una familia global de rugby.
    • Solidaridad: El rugby provee un espíritu de unidad que lleva a amistades duraderas, camaradería, trabajo en equipo y lealtad que trasciende las diferencias culturales, geográficas, políticas y religiosas.
    • Disciplina: La disciplina es una parte fundamental del rugby, tanto dentro como fuera de un terreno de juego, y se ve reflejada en la adhesión a las reglas, reglamentos y los valores fundamentales del rugby.
    • Respeto: El respeto por los compañeros, rivales, oficiales de partidos y todos aquellos involucrados en el rugby es algo supremo.

Estos valores fundamentales inspiran uno de nuestros objetivos principales: queremos ser una Escuela de Valores. Cuando aceptamos el reto de dirigir a un grupo de jóvenes, asumimos una enorme responsabilidad. Nos convertimos en  uno de los protagonistas del proceso de formación como personas, ciudadanos/as y rugbiers de unos niños/as que son el futuro de nuestra sociedad.

Así, mientras trabajamos con ellos/as, tenemos muy presente que nuestro objetivo  principal es su formación, crecimiento y desarrollo personal. El Club quiere ser parte activa de la vida de sus jugadores, creando y compartiendo momentos, experiencias y valores comunes que les acompañen, guíen y aporten en su crecimiento personal, emocional y deportivo.